Adiós, roaming: no te echaremos de menos

Woman holding smartphone and passport at airport

Getty Images

Hoy no es un día cualquiera: hoy es el fin de una de las condiciones más abusivas que existían en el sector de la telefonía móvil. El roaming, esa sombra que nos hacía temblar cuando viajábamos y nos ha llegado a dar algún que otro susto de muerte, se entierra al fin, dando paso a un acceso más libre y al alcance de todos cuando salimos de las fronteras de nuestro hogar.

Cómo funciona el fin del roaming

Vigente en los 28 países miembros de la Unión Europea -Reino Unido de momento entra en el saco aunque no se sabe qué pasará más adelante debido al Brexit-, la muerte del roaming te permite que utilices tu teléfono móvil como si lo hicieras en tu país de origen, haciendo llamadas, enviando mensajes y usando los datos (conectarse a internet y subir tu fotito de turno de las vacaciones a Instagram es sin duda algo muy goloso).

european union countries on the map.

Getty Images

Para poder usar tu teléfono con normalidad (ya sea de prepago o contrato), lo único que tendrás que hacer es activar el roaming cuando llegues a tu país de destino (y desconectarlo cuando regreses), de forma que puedas beneficiarte de esta “cobertura” europea. Esto sin embargo no está exento de ciertas pegas -reconócelo, tú también tenías la mosca detrás de la oreja.

Problemas con el roaming

Como bien informan en El Confidencial, la normativa establecida permite a las compañías establecer un límite para evitar abusos, establecidos en 2,6 GB por cada 10 euros que se paguen (IVA no incluido). Hay operadores además que ya se han desmarcado un poco de toda esta historia, como es el caso de Vodafone, que lleva ofreciendo el roaming a sus usuarios desde hace meses y no solo a los países citados sino también en otros complementarios como EEUU.

Couple sitting on bed checking smartphone messages with unpacked suitcase lying on bed.

Getty Images

En caso de que hagas un uso del roaming demasiado “intenso” también podrías encontrar problemas. Se trataría de esos casos en los que pasas un periodo seguido muy largo (hablamos de cuatro meses) usando el roaming. En ese caso, la operadora podrá advertirte que estás haciendo un uso abusivo y podrá aplicarte una tarifa especial de roaming. Si vas a permanecer por tanto durante un tiempo prolongado en un país de la Unión Europea, deberías consultar con tu operador y/o en su defecto, contratar una tarifa local en tu lugar de residencia temporal.

EU abolishes mobile roaming charges

Getty Images

Teniendo esto claro, ya sólo te queda disfrutar por fin de tu teléfono en buena parte de Europa sin que el fantasma de una factura de locos te llegue días más tarde.

Hasta siempre, roaming.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *